42 DÍAS DE TOQUE DE QUEDA ININTERRUMPIDOS EN CIZRE Y SU CO-ALCALDESA DETENIDA

La resistencia popular de Cizre, soporta ya 41 días ininterrumpidos de toque de queda. Las fuerzas policiales y militares turcas continúan devastando la ciudad en un intento desesperado por forzar a la huida a la totalidad de los habitantes que continúan resistiendo los ataques.

Los barrios de Cudi y Nur, especialmente castigados por las fuerzas turcas, reciben los impactos de artillería desde hace 2 noches. Dichos ataques han dejado devastadas decenas de hogares y edificios, además de haber producido numerosos daños por incendios en casas y oficinas. Los militares turcos buscan a los residentes por los barrios de Dagkapi y Alibey, en sus vehículos blindados y utilizando el Himno Otomano Mehter, en un intento de socavar la moral de l@s ciudadan@s kurd@s.

El Diputado del HDP por Sirnak, Ferhat Encü, quiso desplazarse a Cizre desde Silopi con un grupo de personas hace dos días. El grupo fue detenido por la policía cuando llegaban a la ciudad, negándoseles la entrada, tampoco se les permitió volver a Silopi.

La co-alcaldesa Leyla Imret detenida

Fue detenida por la policía el viernes 22 de enero, al mediodía en el transcurso de una redada policial. En septiembre de 2015, Leyla Imret fue suspendida de sus funciones, acusada de “encubrimiento para iniciar movimiento armado”. Leyla, no hizo caso de la orden de cese y continuó realizando su trabajo como co-alcaldesa, arropada por el apoyo de su pueblo.

Así mismo el co-presidente del Consejo Popular, Mehmet Tunç, ha realizado una declaración sobre la situación crítica que vive la ciudad de Cizre, donde las fuerzas agresoras turcas continúan ya 41 días de asedio. Declaró que el joven Cihan Karaman había muerto después de habérsele denegado el acceso a la asistencia sanitaria, mientras que otras personas se encontraban heridas por arma de fuego tras los ataques perpetrados la noche anterior en el barrio de Cudi. Según declaraciones los heridos por arma de fuego, ascendían a 28 en el día de hoy.

El co-presidente, declaró: “los bombardeos van a proseguir. Tenemos que salir de aquí lo antes posible, si no, serán nuestros cuerpos los que sean retirados, en poco tiempo”. Alertó e hizo un llamamiento urgente contra la “masacre de civiles” perpetradas por las fuerzas del estado turco contra la población kurda.

https://newrozeuskalkurduelkartea.wordpress.com/2016/01/24/42-dias-de-toque-de-queda-ininterrumpidos-en-cizre-y-su-co-alcaldesa-detenida/

Anuncios
Leer Más "42 DÍAS DE TOQUE DE QUEDA ININTERRUMPIDOS EN CIZRE Y SU CO-ALCALDESA DETENIDA"

“Paraperiodistas” y otros animales: Nuevo episodio de guerra mediática contra Venezuela

antena-3

Por Ángeles Díez.-

La información ya no existe, ha sido sustituida por la propaganda. Tampoco quedan ya periodistas, han sido depredados por los paraperiodistas. Sobran los ejemplos pero no los análisis que nos ayuden a entender cómo operan y cuáles son los objetivos de unas prácticas que han degradado el ecosistema mediático hasta hacerlo desaparecer.
Si paramilitar dícese de aquella persona afiliada a una organización civil dotada de estructura o disciplina militar[1] podemos decir de los paraperiodistas que son aquellos

periodistas afiliados a medios masivos que siguen una disciplina militar arrojando bombas informativas sobre los objetivos definidos por sus empresas. En el caso que nos sirve de ejemplo el objetivo es Venezuela, concretamente el proceso bolivariano y de paso intervenir en la configuración del próximo gobierno del Reino de España. Los paraperiodistas como hace tiempo los cangrejos de río estadounidenses (más voraces, más grandes e insustanciales) que invadieron los ríos españoles hasta exterminar los autóctonos, así, esta nueva especie periodística cuyos empleadores tienen vínculos con corporaciones estadounidenses nadan por nuestros televisores alimentando los miedos y prejuicios de la opinión pública al servicio de sus amos.

La televisión es el medio donde con mayor frecuencia opera este gran depredador, tal vez porque, como muestra la Encuesta General de Medios (2015), la televisión cuenta con el 88,3% de la audiencia, superando a gran distancia al resto. Es en la televisión donde el paraperiodista se muestra más eficaz y mortífero pues las características de la televisión la convierten en un medio ideal para atacar las emociones, manejar los estereotipos, reforzar los prejuicios y opiniones preestablecidas, y bloquear la reflexión.
La noticia-bomba que emitió el canal Antena 3, el  viernes 22 de enero, tenía el siguiente titular: “Las imágenes que demuestran la relación de la CUP, Podemos y el entorno de ETA con el régimen de Nicolás Maduro” y continuaba “Antena 3 Noticias consigue en exclusiva imágenes que demuestran la relación de los independentistas catalanes de la CUP, Podemos y el entorno de ETA con el régimen de Nicolás Maduro  en Venezuela. Representantes de estos tres colectivos viajaron a Venezuela en un avión militar que suele utilizar habitualmente el propio presidente venezolano.”
Este tipo de ataques siempre aparecen con el cartel de “exclusiva”, esto permite atraer mejor la atención del espectador al que se le está indicando que no podrá encontrar lo que va a ver en otros medios. Después aparecerán en días consecutivos más “revelaciones”, es necesario mantener durante el mayor tiempo posible la expectación sobre algo nuevo que va a saberse. Se hablará de “los 13 de maduro”[2], y junto con pequeñas dosis de imágenes borrosas, afirmaciones inconexas y opiniones camufladas de noticia se irá reduciendo el discurso a sólo tres términos que son los que interesa fijar en el espectador: Venezuela, La CUP, Podemos y ETA.
antena 3
La “noticia”, o mejor dicho, la consigna que ha de fijarse se replicará en distintos medios, para crear una “corriente”, es decir, una campaña. En un principio como se trata de conglomerados mediáticos (conjunto de empresas de medios) serán las filiales de Antena 3 como Onda Cero, Antena 3 internacional, la Sexta, y después otros  medios a quienes les interesa sumarse a la ola por razones ideológicas pero en general porque comparten los mismos intereses, en este caso atacar a Venezuela y orientar convenientemente los pactos políticos de la nueva legislatura.
El aire de misterio que se consigue con pequeñas dosis secuenciadas y usando los términos “exclusiva” y “revelaciones” no solo mantiene la atención sino que refuerza el imaginario de algo ilegal, prohibido, condenable. El estado de ánimo logrado impide que el espectador se haga preguntas lógicas como por ejemplo, ¿cómo es posible que despegara un avión venezolano de un aeropuerto español sin conocimiento y autorización de las autoridades españolas? Y si las autoridades lo autorizaron ¿no sería porque era perfectamente legal y público? Si en el avión iba una persona vinculada a ETA o simplemente al terrorismo ¿por qué se permitió que tomara dicho avión, más aun sabiendo que todos los españoles que salen del país tanto de aeropuertos privados como públicos tienen que pasar por controles de pasaporte? Y si iba una dirigente de Podemos y otra de la CUP en un pasaje de 32 personas ¿qué filiación política tenían el resto y por qué es importante la de estas dos personas y no la del resto? ¿qué pasa con el resto de las personas de nacionalidad española que viajaban en ese avión? ¿Suponiendo que ambas dirigentes asistieran a un acto sobre ETA, se trataba de un acto ilegal? ¿También es ilegal asistir a un acto sobre el fundamentalismo islámico? ¿Si la cadena de televisión considera que se violó la ley o asistir a un acto sobre el independentismo le convierte a uno automáticamente en terrorista ¿por qué no lo denuncia a las autoridades españolas o a la justicia?
¿Las imágenes por sí solas pueden demostrar que hay acuerdos o vínculos entre las personas? ¿Por qué yo misma, una profesora universitaria, aparezco en el informativo acompañada de imágenes de años anteriores, unas de marzo del 2014 tomadas de un homenaje a Chávez en el que Pablo Iglesias era el presentador y presentó a decenas de personas y otras de una conferencia del 2012 cuando ni siquiera se había creado Podemos? Es más ¿por qué se me vincula a Podemos cuando desde su fundación he sostenido una posición muy crítica con esta formación política[3]? ¿tal vez porque suelo desvelar a menudo la guerra mediática y las técnicas de manipulación empleadas[4]? ¿o porque siempre he defendido la legitimidad del gobierno bolivariano y la no ingerencia del gobierno español[5]?
La propaganda de guerra siempre actúa sobre terreno previamente bombardeado. En este caso ya hay una matriz de opinión conformada por todos los medios generalistas españoles para acabar con el proceso de transformación revolucionaria emprendida por el presidente H. Chávez. La matriz se ha construido sobre dos coordenadas: identificar el gobierno bolivariano como dictadura y la represión de la oposición. Poco importa si en Venezuela ha habido más de 20 procesos electorales avalados por organismos internacionales, por diputados españoles de izquierdas y de derechas, o que la oposición haya ganado las últimas elecciones y sea mayoría en el Congreso venezolano. Para los espectadores habituados a informarse por la televisión es como si no existieran estas elecciones. Lo mismo ocurre con el tema de la represión política, poco importa que los políticos detenidos y condenados como el caso de Leopoldo López o  Antonio Ledezma,  lo hayan sido por delitos graves de conspiración y planes terroristas que en nuestro propio país hubieran tenido condenas aún más largas. Por otro lado, para un espectador español y para los partidos conservadores, el terrorismo de ETA ha dado mucho juego para apoyar o condenar opciones políticas, para anclar a la parte más volátil de su electorado, y se ha convertido ya en una etiqueta de señalización de un gobierno enemigo. Las siglas ETA, en el caso de esta paranoticia, están vaciadas de contenido y su única función es descalificar.
La noticia que analizamos se construye sobre estos ejes preestablecidos. Su objetivo fundamental es alimentar nuevamente la animadversión del espectador hacia el gobierno bolivariano y de paso deteriorar la imagen de Podemos y la CUP, justo en un momento en el que los mercados de la deuda y los círculos de empresarios piden a voces un gobierno estable que garantice la continuidad del espolio. Cualquiera de los escenarios que se materialice estará ya precondicionado. Si se trata de un pacto PSOE-Podemos-nacionalismos, con esta campaña se obligará a que estén continuamente dando muestras de su moderación y sus responsabilidades de Estado. Si el pacto es PP-PSOE-Ciudadanos, el electorado habrá ya “entendido” que es la opción más razonable para la estabilidad. Si se repiten las elecciones se podrá seguir asustando a la opinión pública con campañas de desgaste que moderen y limiten las opciones de cambio y decanten el electorado hacia opciones de gobierno viables (desde el punto de vista de los intereses empresariales). Desde luego, estos bombardeos paraperiodísticos no tiene que ver con que Podemos o la CUP sean opciones de izquierdas, que no lo son, ni siquiera transformadoras de lo sustancial. Los medios de los paraperiodistas también son sujetos políticos y dependiendo de su accionariado les gustan más unas u otras opciones. El paraperiodista, como el paramilitar, actúa en defensa de quien le paga y sus valores son los de la empresa. En aquello que es política de Estado (empresa) no hay diferencias ideológicas que valgan, los medios no compiten entre sí, se ponen de acuerdo. Las contradicciones que alguien puede ver entre los programas de La Sexta o los de Antena 3 son fruto de reparto de audiencias, se trata de cubrir todos los frentes posibles y para eso el formato cambia dando una apariencia más juvenil, moderna o progresista.
Vayamos a quien paga, o desde qué avión se lanzan los misiles porque ello ayuda a entender la composición concreta del misil. En este caso se trata de Antena 3 televisión perteneciente al grupo Atresmedia Corporación presidido por José Creuheras, anteriormente por José Manuel Lara Bosch (2003-2015) y anteriormente por Javier Godó (1989-1992). La empresa madre de Atresmedia es  Atresmedia Televisión que fue quien en 1989 obtuvo una de las tres licencias para televisión privada en España. (Dejo al lector curioso que investigue sobre estos personajes, sus conexiones con el capital financiero, productivo y figuras de relieve político [6]).
El origen de Antena 3 televisión que da lugar luego a la Corporación (conjunto de empresas de medios bajo el nombre de Atresmedia) está en la radio Antena 3 S.A. (1982-89) en la que el capital mayoritario era de la empresa editorial La Vanguardia (52%) y ABC-Prensa española (13%) la agencia Europa Press y el Grupo Zeta. Ya en 1989, como radio, fue la primera sociedad anónima en el ámbito de la comunicación que entró a cotizar en bolsa[7] y entre 1992 y 1997 Antena 3 se vinculó al grupo PRISA que como sabemos, gracias al gobierno de Felipe González y sus vínculos con el PSOE se expandió por América Latina.
A partir de 1997 otra gran empresa, con intereses y negocios en toda América Latina, Telefónica, pasa a ser el accionista mayoritario de la sociedad Antena 3 (49%) y el Banco Santander (29%) también en expansión en América Latina se hace con un importante número de acciones[8]. A partir del 2003 el grupo mayoritario será el Grupo Planeta y en 2012 se fusionará con GIA La Sexta.
Como vemos, las Corporaciones mediáticas tienen una ideología común que es quien determina su intervención en la política nacional e internacional: el negocio. Cuando el capital está en juego las empresas no compiten entre sí, pactan. Sus intereses se defienden incidiendo en la opinión pública que es quien, en los sistemas representativos, inclina la balanza a favor de un gobierno u otro que defenderá mejor o peor los beneficios económicos de sus aliados. En el caso de Atresmedia Corporación las empresas y personas (empresarios y paraperiodistas) que han marcado sus líneas editoriales en distintos momentos históricos han tenido de una u otra forma intereses, es decir, negocios en América Latina y por consiguiente un gobierno como el venezolano dispuesto a gobernar siguiendo criterios distintos al máximo beneficio para las élites, necesariamente se ha convertido en un enemigo a batir.
En el caso de Antena 3 y Atresmedia y su campaña contra Venezuela existe además una conexión con el gran enemigo del gobierno bolivariano que es el empresario Gustavo Cisneros que, curiosamente, obtuvo la nacionalidad española hace poco. Cisneros es el gran magnate de las comunicaciones venezolano cuyos medios de comunicación cuentan con el 60% de la audiencia venezolana[9], es el hombre más rico de Venezuela y además posee negocios en otras áreas como el sector inmobiliario. En el 2014 el gobierno de España presidido por Mariano Rajoy concedió a su esposa dueña de la fundación Phelps, principal mecenas de la Fundación Reina Sofía y propietaria de la colección de arte latinoamericano más completa del mundo, la Orden Civil de Alfonso X el Sabio.
Cisneros lleva tiempo intentando invertir en España especialmente en el mundo de la comunicación. Trató de comprar La Sexta cuando era presidente Rodríguez Zapatero aunque perdió la puja con el Grupo Zeta (con el que tenía participación accionarial en Antena 3 entre 1992-97) Su interés no sólo es tratar de adquirir alguna televisión autonómica (Telemadrid o Canal Sur) sino que quiere que los contenidos audiovisuales que produce su empresa en Estados Unidos puedan entrar en España.  De hecho Venevisión (su principal empresa de comunicación) ha vendido a Telecinco y Antena 3 varias producciones. Actualmente Cisneros tiene intereses en más de 30 compañías y tiene clientes en más de 90 países. A su curriculum empresarial hay que sumar el personal que lo complementa: amigo personal del expresidente del Gobierno español Felipe González (que últimamente está muy activo en su intromisión en la política venezolana), también del expresidente estadounidense Gerge Bush, del ex secretario de Estado Henry Kissinger y del multimillonario David Rockefeller. En noviembre de 2015 el grupo de medios y comunicación Cisneros  y el fondo de capital privado Velum Ventures invirtieron 2,5 millones de dólares en la empresa de origen colombiano Fluvip para consolidar su expansión en América Latina, Estados Unidos y España[10].
Todo gran empresario defiende sus intereses de modo que no es descabellado sugerir que a Cisneros le interesa mover los hilos de que dispone para orientar el próximo gobierno en España y desde luego para disparar desde el exterior contra el gobierno bolivariano.
La propiedad de los medios, sus vínculos con los bancos, con las instituciones y otras formas de capital nos ayuda a comprender los objetivos en los que se insertan las noticias que se construyen. La forma en que los medios operan y las armas que emplean nos permiten entender el cómo nos influyen.
La televisión, no sólo es el medio que monopoliza la formación de la opinión pública sobre la política, también ha adquirido el monopolio de las emociones. Las noticias ya no lo son si no pueden sensacionalizarse. La principal arma del paraperiodista es la espectacularización y dramatización. Bourdieu decía de la televisión que “escenifica en imágenes, un acontecimiento y exagera su importancia, su gravedad, así como su carácter dramático, trágico”[11] y que esto es clave para manipular las emociones. Por otro lado, aunque nos parezca que las imágenes son la base de las noticias televisivas, la realidad, como muestra la “noticia” de Antena 3 que utilizamos de modelo es que las imágenes por sí solas son incomprensibles “Hacen falta palabras extraordinarias. De hecho, paradójicamente, el mundo de la imagen está dominado por las palabras”[12]. Si vemos a una dirigente de la CUP montar en un autobús alguien nos tiene que decir de qué se trata, qué tenemos que ver. Si queremos poner en relación a Venezuela, Podemos, la CUP y ETA alguien nos tiene que explicar y decir qué estamos viendo en unos fragmentos de imágenes, por lo general, incomprensibles. Las imágenes simplemente crean efectos de realidad, por eso se sacan imágenes de archivo, de otros hechos, se las descontextualiza y se las utiliza para contar otra cosa. En realidad se realizan montajes que se nos presentan como noticias.
Los espectadores siempre están dispuestos a creerse aquello que, o coincide con su visión del mundo, o se les presenta como un hecho incuestionable. Lo que flota en el ambiente es recogido por el paraperiodista reelaborado con retales de aquí y de allá y disparado de nuevo a la audiencia con formato noticia, es decir, con hechos, nombres, etc. De este modo las ideas preconcebidas adquieren valor de realidad. Las noticias se construyen a gusto del consumidor.
Marx decía sobre el fetichismo de la mercancía que cuando un producto se convertía en mercancía se borraban las huellas de su producción. Las condiciones sociales, el contexto y los objetivos de las noticias desaparecen engullidos por la voracidad del espectador hambriento siempre de noticias espectaculares. Lo que importa es que quede oculto el proceso de producción de la noticia y los objetivos que se persiguen.
Los periodistas suelen pensar que cuando se analiza sus prácticas y cuando se investiga sobre los objetivos y lógica de los medios se está haciendo una denuncia contra alguien, o que se les ataca.  Nada más cerca de la realidad ya que cualquier investigación básica sobre los medios, al convertirlos en objetos de investigación, arroja el resultado de que los periodistas son malipuladores tanto como manipulados y que no pueden desprenderse de la responsabilidad de matar conciencias, de la misma forma que un mercenario o un soldado profesional acaba con la vida de seres humanos. Los paraperiodistas, sus jefes, los políticos y tertulianos que financian, promueven y consienten que esta especie deprede nuestro entorno comunicacional son responsables de la devastación de nuestras mentes, de la tergiversación y la manipulación que trata de torcer la voluntad de los pueblos y si no lo consigue prepara el terreno para la intervención armada o los golpes de Estado.
Notas
[1] Diccionario de la lengua española, http://dle.rae.es/?w=paramilitar&origen=REDLE
[2]http://www.antena3.com//videos-online/noticias/espana/dirigente-sindical-andaluz-candidata-bng-tambien-viajaron-avion-maduro_2016012200121.html
[3] A. Diez, Podemos y la folletinización de la Política: Pablo Gonzalez o Felipe Iglesias, en https://lapupilainsomne.wordpress.com/2014/09/30/podemos-y-la-folletinizacion-de-la-politica-pablo-gonzalez-o-felipe-iglesias/, y Podemos, un fenómeno mediático que pretende ser político, en https://lapupilainsomne.wordpress.com/2014/02/10/podemos-un-fenomeno-mediatico-que-pretende-ser-politico-13/
[6] Como ejemplo podemos apuntar el vínculo de el grupo Godó con la Generalitat de Cataluña de la que recibe importantes subvenciones y el cargo de vicepresidente de la Caixa que ostenta Javier Godó.
[7] Entre 1992 y 1997 se consolidaba la televisión, el grupo Zeta entraba en el accionariado de Antena 3 y el Grupo PRISA tomaba el control de Antena 3 Radio. Además, después de la famosa “guerra del fútbol” Antena 3 se integró en Canal Satélite Digital participada mayoritariamente por el Grupo PRISA.
[8] Antena 3 romperá el acuerdo con Canal Satélite Digital y entrará en Vía Digital, plataforma que entonces estaba apadrinada por el gobierno. A partir del 2003 el accionista principal pasa a ser el grupo Planeta y a cotizar en bolsa y en octubre de 2012 se fusiona con GIA La Sexta quedando el accionariado así: Planeta-D’Agostini (41,7%), RTL (19,2%), Autocartera (7%) La Sexta (7%) y el 25,1 % operando en bolsa, el grupo Antena 3 pasará a llamarse Atresmedia Corporación.
[9] También es propietario de Univisión, la primera cadena hispana en Estados Unidos.
[10] Esta empresa realiza campañas publicitarias desde su plataforma tecnológica usando redes sociales como Twitter, Facebook, Instagram, Youtube, Snapchat y Vine.
[11] P. Bourdieu (1997) Sobre la televisión. Anagrama
[12] Ibidem
Leer Más "“Paraperiodistas” y otros animales: Nuevo episodio de guerra mediática contra Venezuela"

Mujeres en el Donbass: las otras ucranianas

Donetskiy-870x486

Las imágenes de hermosas activistas envueltas en banderas nacionales en la plaza de Maidán o las de las ancianas llorando han dado una visión reducida y estereotipada del rol de las mujeres en este conflicto. La población femenina está activa en todas las estructuras de guerra, incluidas las milicias populares.

Irene Zugasti Hervás

Pasear por Alchevsk, en la autoproclamada República Popular de Lugansk al este de Ucrania, inspira más desasosiego al pensar en su futuro que en su pasado reciente. Es una ciudad industrial, pequeña, abrazada por una descomunal acería que enmarca el horizonte con enormes chimeneas. La industria pesada, tan simbólica del pasado soviético de la región, era paradójicamente su pulmón, hasta que la guerra rompió los cristales de sus ventanas.

Las ancianas del lugar, con sus pañuelos bordados de flores anudados al cuello, hacen fila en el comedor de caridad improvisado por las milicias en un edificio destartalado. Ellas son mayoría en esa ciudad del silencio, que forma parte de la región del Donbass que controlan las milicias con amplio apoyo popular y que injustamente se ha dado en llamar a secas pro rusa, con el ánimo de hacer de esta guerra, como de todas las guerras, un conflicto en blanco y negro, enterrando todos los matices grises. Ellas cargan sus tarteras en bolsitas de tela y se arrastran pasito a paso de nuevo a través de las desiertas avenidas. En Alchevsk no llega el dinero de las pensiones desde el verano pasado. Con el exilio masivo de la juventud, el alistamiento y el alcoholismo haciendo estragos en la población, son ellas, las jubiladas, las pobres, las peor paradas de esta guerra.

Una vecina del comedor popular de caridad de Alchevsk. - Foto de Edurne Batanero

La guerra civil que se libra en el este de Ucrania es sin duda uno de los conflictos más injustamente tratados en el circo de las relaciones internacionales: manipulada por oscuros intereses geopolíticos, despreciada por los medios de comunicación y sin cauces oficiales para la ayuda humanitaria, la guerra del Donbass sigue cobrándose muerte y silencio.

Cynthia Enloe, académica pionera en abrirse camino en las Relaciones Internacionales desde el feminismo, se preguntaba hace veinte años dónde estaban las mujeres cuando se hablaba de diplomacia, de guerra, de Estado. Desde entonces, una escuela apasionante se ha construido en torno a esa pregunta.

¿Dónde están las mujeres en Ucrania? Si Enloe planteara esa cuestión hoy, probablemente las mujeres del Donbass no figurarían entre las respuestas. La visibilidad femenina en este conflicto se ha limitado a las imágenes de hermosas activistas envueltas en banderas nacionales ucranianas en la plaza de Maidán, al más puro estilo del estereotipo de feminidad normativa eslava –muy atractiva para el mercado del sexo internacional-. Rubias de enormes ojos claros, jóvenes, frías, iconos de las ansias de modernidad que tan bien han funcionado en la propaganda de la franquicia ucraniana de activismo Femen como transmisoras de liberación, aunque no se sepa exactamente de qué se liberan. La otra imagen más recurrente si pensamos en Ucrania ha sido la de las mujeres victimizadas, las ancianas llorosas, las mutiladas por los bombardeos, padeciendo el dolor de la guerra en sus carnes, arrastrándose en silencio entre las casas destruidas.

Decía Carol Cohn en su impecable libro Women and Wars que había que saber huir de la dicotomía de víctimas y verdugos, (una dualidad tan sexualizada) si se quiere abordar un conflicto bélico. La mujer es la paz, lo doméstico, la violada, la protegida, el descanso del guerrero; el varón es el protector, el beligerante, el dueño del espacio público, el señor en todas las guerras. El rancio estribillo de “mujeres, niños y ancianos” para referirse al coste humano de una guerra es tan manido como falso.

A diferencia de otras guerras contemporáneas que ocupan portadas, en el bando del Donbass, el que los telediarios llaman prorruso, separatista y rebelde, no se lloran cadáveres. Su enemigo es el ejército regular ucraniano, que obedece a un gobierno instalado con patrocinio occidental (la llamada Junta de Kiev), presunto adalid de valores democráticos pese a contar con la extrema derecha ampliamente representada en sus filas a través de movimientos como Sector Derecho o Svoboda.

El ejército regular kievita está envuelto en incógnitas: desde movilizaciones forzadas a deserciones de jóvenes que huyen de la masacre en el Este, poco se sabe del funcionamiento real de una armada de reciente reestructuración, formada especialmente para esta guerra y en el que algunos de sus cuadros eran hasta hace bien poco hooligans y miembros de guerrillas paramilitares de ultraderecha.

Las milicias populares de Donbass se autoorganizaron al inicio de la guerra para defender sus territorios de la que consideran agresión imperialista para imponer la dominación de Kiev. Hoy, estas milicias controlan amplias regiones dentro de las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk. Sería injusto negar que a este lado de la trinchera existen también diferentes corrientes e intereses, pero la fuerza del proyecto social, político y cultural que está construyéndose en torno a estas Repúblicas Populares no es mera propaganda. Es una fuerza que se siente nada más poner un pie en Alchevsk, en Kirovsk, en Stakhanov, en Krasnodon.

Las Repúblicas Populares (RP), que atraviesan hoy un complejo proceso de desarrollo, sientan bases en su herencia socialista, tiempos en los que la región disfrutaba su época dorada. Estos nuevos proyectos de construcción de Estado nunca hubieran fructificado sin la fuerza y el desarrollo de las milicias populares desde el principio de la guerra, que fueron el motor para el despertar colectivo. Paralelamente a su desarrollo militar, las RP han tejido redes políticas y culturales, pero también económicas con proyectos de nacionalización de los recursos naturales y de autogestión y cooperativismo en la industria y la agricultura local, acechadas siempre por la amenaza voraz de la oligarquía local.

Tatiana en el cuartel de Alchevsk./ Comitatto per il Donbass Antinazista

Volvamos a Enloe, entonces. ¿Dónde están las mujeres en Donbass? Están activas en todas las estructuras de guerra. Desde el principio del conflicto, muchas se unieron a las milicias, tanto en combate como en el complicado entramado burocrático que les rodea. No ha habido problema en alistarse libremente en la milicia popular, aunque algunas se quejen de lo costoso de llegar a la primera línea del frente. Cuando viajas por la región puedes verlas: están en los checkpoints, en los cuarteles y los despachos, caminando entre los civiles, paseando con perros de rastreo y haciendo ronda en las calles.

Las milicianas que se han unido a las brigadas abarcan edades y experiencias muy distintas, pero su alistamiento, -voluntario-, cuando son preguntadas responde a una causa común: combatir al Gobierno que masacra a su pueblo. Se han generado experiencias como batallones únicamente femeninos. En Krasny Luch, en la región de Lugansk, 25 mujeres, de universitarias a jubiladas y mineras, comenzaron formando barricadas en las calles para terminar constituyendo un batallón al que se fueron uniendo posteriormente los hombres del pueblo. El batallón Rus, formado a finales de 2014 y compuesto enteramente por mujeres, es otro ejemplo. Una celebridad local es la capitana Nut, que está al mando de una unidad de artillería compuesta por 50 hombres en el batallón Oplot de Donetsk, tras dejar su trabajo de empleada en un casino. Hubiera muerto igual quedándose en casa, así que Nut aprendió a manejar artillería pesada y fue ascendiendo en la estricta jerarquía de estas formaciones hasta tener medio centenar de soldados a su cargo.

Hace un par de meses caía asesinada en una emboscada Anna Aseyeva, jefa de Prensa de la brigada Fantasma, junto al comandante Alexei Mozgovoy, inseparables en su trabajo. La Brigada Fantasma o Prizrak, milicia con gran presencia que controla parte de la región de Lugansk, toma su nombre del hecho de que a menudo la dan por muerta, sin embargo, siempre aparece algún nuevo destacamento en la región. Esta brigada es el alma de la milicia y ha generado una organización cuyas redes superan con mucho lo militar y se insertan en la vida cotidiana de muchas ciudades. Quizá por eso, el reconocimiento póstumo a Anna fue unánime: quienes conocían el día a día de esta guerra sabían que su labor era imprescindible, o todo lo imprescindible que puede ser una sola persona en medio de una guerra.

Escuela Pública de Alchevsk, celebración del 9 de Mayo – Foto de Edurne Batanero

Desfile del Día de la Victoria, Alchevsk./ E. Batanero

El día a día en una guerra no es como lo cuentan las películas de cine. Hay turnos eternos en los puestos de vigilancia; días enteros conduciendo arriba y abajo por carreteras vacías, tareas cotidianas que se llevan con hastío y horas que pasan lentas, muy lentas, esperando. Ellas han de compartir puestos de guardia y rondas nocturnas con una mayoría masculina; también camastros, duchas, quehaceres diarios. Esta es una experiencia que no es ajena a las mujeres del lugar: En una sociedad militarizada como la exsoviética, la militarización se traslada a todos los ámbitos de la vida. En la escuela, las niñas y niños del colegio estatal celebran el día de la Victoria contra el fascismo, el 9 de mayo, escenificando bombardeos con tanques de juguete y cantando himnos militares. Saben bailar y marchar en pequeñas formaciones, se uniforman y depositan flores en las piras al soldado desconocido y desfilan por la calles con disciplina castrense. La historia de su pueblo es la causa de su presente, y son conscientes de ello.

En el parque central de la ciudad de Stajhanov una estatua dorada de una obrera industrial, con mono y herramientas, se yergue en una plazoleta. Otra obrera metalúrgica labrada en piedra recibía junto a su compañero a los visitantes a la entrada de la acería de la ciudad de Alchevsk. Las mujeres del socialismo soviético abanderaron las más dignas luchas y conquistas sociales, a menudo de la mano, y otras muchas frente a frente, contra sus propios compañeros.

En lo militar fueron pioneras: un millón de ellas combatieron en la Segunda Guerra Mundial, como las famosas aviadoras Brujas de la Noche, las letales francotiradoras que se convirtieron en celebridad local o las menos conocidas artilleras rusas. La URSS fue de hecho, el primer país en el que el aborto fue legal y gratuito. Parece que eso se le ha olvidado al feminismo moderno. De la imagen de la mujer compañera y camarada del socialismo –con todos sus claroscuros- se ha retrocedido a la figura familiar, la crianza y el culto a la belleza y la fragilidad en el país de los oligarcas y las princesas de largas trenzas, paralelamente a la entrada masiva del mercado del sexo y la pornografía, perseguidos (al menos públicamente) durante la URSS, en un proceso que Attwood llama la re-masculinizacion de la sociedad rusa. Las sociedades eslavas tienen estructuras profundamente patriarcales, elementos que el azote conservadurista del resurgir de la iglesia ortodoxa ha avivado aún más en las últimas décadas, sumido a las consecuencias de la crisis política y económica que la Perestroika supuso especialmente para las mujeres, a las que se les conminó desde las propias instituciones a volver a sus hogares y dejar sus empleos. Un patriarcado al que se ha querido señalar desde Occidente para justificar la aversión a lo ruso y lo que significa como amenaza siempre latente en geopolítica, pero que tiene muchos paralelismos con el que puede experimentar cualquier sociedad occidental.

Esta percepción de las cuestiones femeninas como domésticas y secundarias en algo tan público y expuesto como una guerra conduce a que existan cuestiones terriblemente minimizadas tales como la violencia sexual y la salud de las mujeres en tiempo de guerra. En el contexto del Donbass, se ha especulado con denuncias de violaciones y desapariciones de mujeres en los territorios en guerra que nadie quiere asumir y de las que poco o nada se sabe. El Gobierno de Donetsk, la otra república popular de la región, declaró haber encontrado los cadáveres de decenas de mujeres violadas y asesinadas por el ejército ucraniano, una información que ni la OSCE ni Human Rights Watch confirma ni niega pasado un año. También se han reportado denuncias de periodistas internacionales sobre las violaciones y torturas a mujeres cometidas por el Batallón Azov –destacamento voluntario de extrema derecha- en las prisiones militares de esta unidad, dependiente directamente del Gobierno de Kiev.

Pero una guerra es un antes, un mientras, y sobre todo, un después. Como en Yugoslavia, como en Afganistán, estos crímenes sólo tendrán alguna relevancia pasados los años, cuando el postconflicto destape la realidad de la devastación humanitaria y las consecuencias a largo plazo de una guerra que siempre padecen en mayor grado las mujeres. No nos olvidemos que está dejando miles de refugiadas, desplazadas y exiliadas de las que no se habla. El peso –invisibilizado- de la mujer en los periodos de posguerra y las labores de desarme, desmovilización y reintegración jugarán sin duda un papel crucial en este y otros conflictos híbridos actuales.

Mujeres guardan fila a las puertas del comedor popular, Alchevsk./ E. Batanero

Pero hasta que esto suceda en Donbass, donde la calma tensa sigue siendo la norma, las tareas la voz de las mujeres activistas en Donbass tiene un poder especial: en la red circulan sitios cuya información, les ha hecho convertirse en referentes, las páginas a las que acuden miles de personas para llegar a datos distintos a los de la versión hegemónica. La mayoría de estos blogs y páginas de información pertenecen a mujeres residentes en las zonas de conflicto que asumen los riesgos de escribir para el mundo. Denya, alias Little Hiroshima, se ha hecho enormemente famosa con su blog sobre Lugansk. Era profesora de Filosofía en Moscú y viajera aficionada hasta que decidió hacerse cooperante en Donbass, alquiló una furgoneta y se marchó cargada de comida hasta allí. Pero no está sola: hay poetas, políticas, activistas humanitarias, periodistas. Escucharlas, leerlas, verlas, es acercarse a una guerra con perspectiva de género, abriendo sin duda nuevos enfoques e interpretaciones que no sólo rompen con el esquema hegemónico masculino, sino sobre todo, con la versión de los telediarios.

En estas guerras híbridas, las guerras de la posmodernidad, con nuevas actrices y actores, nuevos escenarios, pero con el reciclaje de viejos discursos y enemigos, con ecos antiguos, la participación femenina ha obligado a reconsiderar identidades y espacios -de eso saben bien en el Kurdistán-, porque ellas son las agentes activas que han sido tradicionalmente excluidas del discurso de la guerra o peor, instrumentalizadas para mostrar sólo el rostro femenino del conflicto en los términos que favorecieran la normatividad masculina.

Hoy, pasado año y medio del terrible verano del cerco a Lugansk, y viviendo su segundo “invierno del hambre” las cifras del conflicto que se manejan hablan de 9100 personas fallecidas desde que comenzara a contabilizarse las víctimas en abril de 2014. Más de un millón de personas desplazadas en Rusia y otro tanto en Europa. Concretamente, en los últimos seis meses contabilizados, en los que la región ha permanecido bajo el presunto alto al fuego fruto de los acuerdos de Minsk II, se han registrado 575 víctimas civiles en la zona de conflicto, con 165 asesinadas, la mayoría por morteros, cañones, obuses, tanques. Nadie se acuerda de aquel avión derribado, el MH17. Los pactos de Minsk son en realidad, papel mojado. El pasillo humanitario sigue sin abrirse. Hoy, hay otro enemigo, lejos de Donbass, en los telediarios.

Mientras, en la pequeña ciudad de Alchevsk intentan poner de nuevo en marcha la acería. Se camina con cuidado en los campos minados cubiertos por la nieve. La ciudad vecina de Kirovsk también intenta recomponerse: la maestra de una de sus escuelas elementales se acerca al vernos tomar fotos. Cuenta que miles de personas (20.000, de una población de 25.000 habitantes) se habían marchado lejos de allí en apenas un año. En su clase le preguntan cada día si la guerra ha terminado porque no quieren volver a correr al sótano cuando escuchan caer los grads. Y ella nos lo pregunta a nosotras, con gesto ansioso. ¿Qué dicen los telediarios de vuestro país? ¿Acabará la guerra?. En Kirovsk no quieren dinero, ni medicamentos, ni abrigo. Sólo quieren respuestas. Preferimos mirar al suelo antes que decirle que de ella y su futuro, en nuestro país, nadie dice nada.

Era una mujer alta, sonriente y brava, que nos despidió desde la ventanilla con la promesa de volvernos a ver. Se quedó ahí, en medio de la avenida, en Kirovsk, República Popular de Lugansk, tierra de olvido y silencio, agitando el brazo, mirándonos marchar. Al día siguiente, volvería a la escuela.

http://www.pikaramagazine.com/2016/01/mujeres-en-el-donbass-las-otras-ucranianas-2/

Leer Más "Mujeres en el Donbass: las otras ucranianas"

Cómo era el pueblo palestino antes de 1948: un ejercicio de memoria contra el olvido

Originalmente publicado en namlebee:
Por OLGA RODRÍGUEZ Un libro que reivindica la memoria palestina. Su propio título así lo corrobora: “Contra el olvido. Una memoria fotográfica de Palestina antes de la Nakba, 1889-1948” (Ediciones del Oriente y del Mediterráneo). El proyecto, coordinado por Teresa Aranguren, Sandra Barrilaro, Johnny Mansour y Bichara Khader, con prólogo del…

Leer Más "Cómo era el pueblo palestino antes de 1948: un ejercicio de memoria contra el olvido"

El mausoleo de Lenin, el homenaje a un revolucionario

 El 21 de enero de 1924, a las 18:50 horas, fallecía Vladimir Illich Ulyanov. El hombre que había dirigido la Revolución de Octubre, conocido como Lenin, se iba de este mundo. Lenin murió en Gorki, apartado del bullicio de Moscú para luchar contra su enfermedad. Hasta allí comenzaron a peregrinar campesinos de las aldeas cercanas cuando el rumor de su muerte fue pasando de boca a boca.
En las horas siguientes, el luto inundaría cada rincón de cada ciudad y cada aldea de la Rusia Soviética. Después de una década de catástrofes y catarsis colectivas (la primera guerra mundial, las revoluciones y la guerra civil), el pueblo ruso se teñía de luto ante la muerte del que consideraban el personaje más importante de toda su historia.
El 23 de enero, el cuerpo de Lenin fue transportado a Moscú, en un vagón tirado por una locomotora T127. Una vez en Moscú, se instaló en la Casa de los Sindicatos, en dondemiles de personas fueron a despedirse de Lenin por última vez. Aunque no sería la última vez, porque el cuerpo de Lenin aún hoy puede ser visitado.
El embalsamiento de Lenin dio lugar a todo tipo de interpretaciones entre la población. Por una parte se decía que los dirigentes bolcheviques querían instaurar un culto pagano a Lenin, por otro lado se decía que nadie quería despedirse definitivamente del hombre más grande de Rusia, que los obreros de toda la geografía rusa habían escrito a los dirigentes soviéticos pidiendo mantener el cuerpo de Lenin. Hubo quien creyó que se hacía para impedir a los impostores hacerse pasar por Lenin, o incluso los más fantasiosos creían en que el motivo era mantener el cuerpo para una lejana y futura resurrección. Lo cierto es que el cuerpo de Lenin era ya un símbolo antes de ser embalsamado.
La primera versión del mausoleo se situó en su ubicación actual, al lado de las murallas del Kremlin. Era de madera y algo improvisado. En primavera de 1924 fue reforzado y en los años 30 fue reforzado con hormigón, ladrillos, granito y mármol. Desde entonces ese sería en la práctica el centro geográfico de la URSS. Desde el mausoleo de Lenin presidían los dirigentes soviéticos los desfiles militares que suponían ser los actos públicos de mayor solemnidad para la Unión Soviética. Con la invasión nazi en 1941, el cuerpo de Lenin fue evacuado a la ciudad de Tyumen, para volver ya en 1945.
Toda una serie de anécdotas rodean al mausoleo. Hoy es usado como una de las mayores atracciones turísticas de Moscú, aunque no está libre de debate y de polémica. En 1934, un antisoviético trató de disparar contra los restos de Lenin. En 1957, otro individuo trató sin éxito de arrojar tinta sobre su cuerpo. En años posteriores, también hubo intentos aislados de vandalismo con escaso éxito. El 19 de enero de 2015 dos individuos fueron detenidos tras arrojar agua bendita. En definitiva, los restos de Lenin han sido una atracción para la protesta antisoviética en algunos casos. En los Simpson o en alguna película de supermán se ha podido ver el famoso mausoleo.

 

La figura de Lenin cambió la historia de los pueblos soviéticos. Toda una vida entregada a una causa liberadora pasando a crear el Estado más grande nunca conocido. El despotismo de los zares, la guerra, el feudalismo quedaba atrás, y a ojos de todos, para bien o para mal,Lenin era el mayor de los culpables.
Actualmente, se puede acceder al mausoleo los martes, miércoles, jueves y sábados de 10 a 13 horas.

 

 

Leer Más "El mausoleo de Lenin, el homenaje a un revolucionario"

La guerra del pueblo de Donbass

268360_600

Cada viaje a la línea del frente es una dura prueba. No tanto por el miedo a un ataque o por la destrucción de las viviendas, sino por la destrucción de las vidas humanas. La destrucción de los edificios es un reflejo de lo que ocurre a las vidas humanas durante la guerra. Al llegar a Debaltsevo, Nikishino, Uglegorsk, Gorlovka, Oktyabsky y otras localidades, aparecen trágicas historias reales sobre el sufrimiento de la población inocente de Donbass.

Recientemente visitamos el distrito de Kievsky de Donetsk. Allí, no están lejos las minas. En el número 14 de la calle Voronijin vive una anciana. Hay algunas personas a las que la vida se lo ha puesto difícil desde el principio. Tenía 9 años cuando comenzó la Gran Guerra Patria. Su padre luchaba en el frente. Su madre estaba embarazada. Y la pequeña Lyuba, como hermana mayor, ayudaba a su madre a cuidar de sus hermanos pequeños. En aquel momento en la familia había ya cinco niños.

Y entonces llegó el periodo de la ocupación. El 7 de enero de 1942, la madre de Lyuba murió al dar a luz y así recayó sobre una niña de nueve años una responsabilidad que no todos los adultos serían capaces de afrontar. Lyuba no puede recodar cómo logró sobrevivir.

267971_600

Lyuba Alexandrovna no podía imaginar que se encontraría en una situación similar otra vez al final de su vida. A finales de marzo de 2015, cuando ya se habían firmado los acuerdos de Minsk, la casa de Lyuba Alexandrovna quedó completamente destruida durante una noche de bombardeos ucranianos. Recuerda con horror esa noche en la que una bomba impactó directamente contra su casa destrozando el tejado. Una viga cayó encima de la mujer, dejando su pierna atrapada. Tuvo que arrastrarse para salir. El equipo de rescate la trasladó al hospital. Se le concedió una discapacidad. Ahora se ayuda de una muleta.

Lyuba vivió con su hermana durante un tiempo. Pero no podía estar lejos de su casa mucho tiempo. No podía vivir lejos de su tierra y quería volver a casa. Cuando regresó, Lyuba se encontró con que apenas quedaba nada de su casa, solo una pequeña extensión. La única parte del edificio que quedó en pie es una habitación de cuatro metros cuadrados. Para calentar el horno es necesaria leña, que la mujer recoge por sí misma. En esta habitación no vive solo Lyuba Alexandrovna, sino también su perro y seis gatos. No puede abandonarlos. Son parte de una gran familia.

Al hablar con Lyuba, se ve que las mujeres son mujeres a cualquier edad. En cuanto le pedí permiso para sacar unas fotos, se avergonzó e insistió en que no estaba lista, que ni siquiera había podido peinarse. Es duro vivir en las condiciones en las que vive, pero tampoco quiere ser una carga para su familia. Trata de superar la situación ella sola, igual que en 1942. “Incluso en aquella guerra no era así”, afirma.

El sufrimiento de los mayores es insoportable. Al final de sus vidas se ven obligados a sobrevivir en lugar de disfrutar en paz. Muchos de ellos no saben si sobrevivirán. ¿Merecen este castigo? ¿Qué les han hecho a los chicos de Zhitomir, Rovno, Kiev o Nikolaev? ¿Son ellos los “separatistas” que amenazan su tierra? No puedo comprender el razonamiento que empuja a mis coetáneos ucranianos a asesinar a la población inocente de la RPD y la RPL.

La guerra del pueblo de Donbass

Leer Más "La guerra del pueblo de Donbass"